¿Cuál es tu visión del intervencionismo en medicina del dolor, el tratamiento farmacológico y las terapias complementarias?

La clave en el tratamiento del dolor es disponer de un equipo multidisciplinar que diseñe un tratamiento específico para cada paciente, tras una exhaustiva evaluación de todas las dimensiones del dolor.

Nuestros pacientes de dolor crónico generalmente llevan sufriendo durante meses o años. Sufren porque tienen dolor crónico. Aún más, sufren porque han visitado a numerosos especialistas (traumatólogos, neurocirujanos, neurólogos, reumatólogos, etc.) y, como muchas veces afirman, han “aprendido a tener que vivir con dolor”.

El objetivo de nuestro equipo multidisciplinar es trabajar de manera conjunta con el fin de determinar el tratamiento adecuado para cada paciente en el momento preciso siguiendo siempre el algoritmo terapéutico con la mayor evidencia científica.

Nuestra alta tasa de éxito en el tratamiento del dolor radica en la comunicación fluida entre todos nuestros especialistas. Trabajamos junto al paciente motivándolo y celebrando cada logro. Lo acompañamos en su progreso con el fin, no sólo de eliminar o aliviar el dolor, sino de conseguir una óptima rehabilitación funcional.

La acupuntura médica, electroacupuntura y auriculoterapia, realizadas siempre por profesionales sanitarios con amplia experiencia en el campo del dolor, son una herramienta clave en el tratamiento multidisciplinar de nuestros pacientes, en casos seleccionados.

¿Puedes garantizar el control total del dolor?

Sinceramente, no. Muchos de nuestros pacientes llegan a nuestras consultas frustrados porque les prometieron resultados espectaculares tras una cirugía o un tratamiento y se sienten engañados. Están cansados de escuchar frases de este tipo: “Despídete de tu dolor” o “Vive sin dolor”.

La literatura en medicina del dolor recoge que con los tratamientos farmacológicos e intervencionistas de los que disponemos hoy en día, podemos tratar de forma satisfactoria más del 85% de toda la patología dolorosa crónica

El campo de la medicina del dolor ha evolucionado rápidamente en las últimas dos décadas. Inicialmente, el objetivo era aliviar simplemente el dolor. Sin embargo, actualmente nuestro objetivo último es restaurar la función de nuestros pacientes y el alivio del dolor se convierte en un componente más de un programa personalizado.

Restaurar la función puede significar regresar al trabajo, disfrutar de actividades de ocio o, para otros, simplemente ser independientes para realizar las actividades básicas de la vida diaria como salir a comprar, cocinar o ducharse.

Sin un adecuado control del dolor, nuestros pacientes no se podrán beneficiar del mejor tratamiento rehabilitador y alcanzarán resultados subóptimos. Por ello, el manejo del dolor es un elemento más de ese tratamiento multidisciplinar desde la esfera biológica, psicológica y social con el fin de que nuestros pacientes disfruten de la mejor calidad de vida posible.

¿Qué servicios se ofrecen en la Unidad de Tratamiento del Dolor?

Ofrecemos un trato humano, amable y centrado en el paciente. Tras una exhaustiva historia clínica que consta de historia del dolor, exploración física, revisión de todas las pruebas complementaria y estudios radiológicos, se llega a un diagnóstico y enfoque terapéutico individualizado y multidisciplinar.

Realizamos todo tipo de procedimientos intervencionistas en tratamiento del dolor crónico: bloqueos epidurales, bloqueos facetarios, bloqueos de nervio periférico, bloqueos intraarticulares, bloqueos musculares con toxina botulínica, radiofrecuencia o rizólisis a nivel de columna cervical, torácica o lumbar. Realizamos también procedimientos intradiscales, bloqueos intercostales, bloqueos simpáticos, técnicas neurolíticas a nivel de plexo celíaco, esplácnicos, plexo hipogástrico o ganglio impar. Realizamos técnicas con el fin de tratar el dolor cráneofacial (ganglio de Gasser, esfenopalatino, glosofaríngeo, etc). Diponemos también de tratamiento con ozonoterapia y administramos ciclos de lidocaína, lacosamida y ketamina intravenosos.

Por último, realizamos tratamientos de neuroestimulación espinal, de nervio periférico y terapias de infusión espinal para los casos más complejos.

Todos nuestros procedimientos son realizados siguiendo las más estrictas medidas de seguridad y guiadas por ecografía y/o aparato de radioscopia. Son procedimientos ambulatorios, que no requieren ingreso y se realizan bajo anestesia local y, si el paciente lo desea, sedación.

¿Las Unidades de Tratamiento del Dolor están sólo dirigidas a enfermos ancianos o pacientes con cáncer?

No. En nuestro equipo tratamos a todo tipo de pacientes que presenten dolor, ya sea agudo, subagudo o crónico. Muchos de nuestros pacientes son jóvenes y acuden a nuestra consulta por clínica de lumbalgia o ciática por una hernia o protrusión discal que no mejora con el tratamiento pautado. Tratamos pacientes con lesiones deportivas y también dolor postquirúrgico (tras una cirugía de hernia inguinal, cirugía de mama, cirugía torácica, cicatrices dolorosas, etc.)

Tratamos pacientes con migrañas y dolor neuropático tanto periférico como central. Estamos especializados en el tratamiento de la neuralgia postherpética, la neuralgia de Arnold y el Sindrome de Dolor Regional Complejo o Síndrome de Sudeck. Tratamos también pacientes con dolor pélvico crónico (endometriosis profunda, neuralgias del pudendo, dolor residual a nivel de cicatriz de episiotomía, etc). Por supuesto, también tratamos a pacientes ancianos con patología articular degenerativa, osteoartritis, estenosis de canal o síndromes facetarios. Por último también tratamos pacientes oncológicos con las técnicas más avanzadas de radiofrecuencia y bloqueos neurolíticos.

Lamentablemente, el dolor no distingue entre jóvenes, mayores o incluso niños, siendo estos últimos un gran reto en nuestras consultas pero que desde luego se merecen todo nuestro cuidado y atención.

¿En las Unidades de Tratamiento del Dolor siempre dan morfina para el tratamiento del dolor? ¿No hay problemas de adicción?

La morfina es un fármaco muy útil en el tratamiento del dolor crónico severo y en las Unidades de Tratamiento del Dolor tenemos una amplia experiencia en su uso. Sin embargo, no están indicados en muchas de las patologías que tratamos y gracias al avance en todas las técnicas intervencionistas en medicina del dolor, su uso es cada vez menor. Por otro lado, disponemos de muchas otras familias de fármacos para el tratamiento del dolor aparte de la morfina.

El miedo a la adicción a los opioides es un temor frecuente. Es por ello que su indicación y seguimiento deben ser realizados por equipos formados por anestesiológos, con gran experiencia en su uso y siempre siguiendo nuestras recomendaciones.